Vacaciones en familia

Parecía que nunca iba a llegar el momento, ¿verdad? ¡Por fin tenéis unos días libres! Aprovechando la ocasión, toda la familia se pone en marcha para pasar unos días lejos de la rutina, disfrutando de la paz y la tranquilidad.

¿En serio? ¡Si parece que no han hecho más que empezar los problemas! ¿Cómo podremos con todo? ¿Y mi bebé? ¿Soportará el viaje? ¿Qué debo llevar para que no le falte nada, pero sin acarrear toda la casa conmigo?

Vacaciones con bebés

Poco a poco y paso a paso. De entrada, el viaje. Como siempre te recomendaremos desde este blog, la seguridad es lo primero. Si viajáis en el vehículo familiar, no dejéis para última hora la revisión de los puntos clave: neumáticos, aceite, frenos… Contad con las medidas de seguridad que creáis pertinentes.

Por ejemplo, en mi caso, nunca me voy de viaje sin mi arrancador de baterías. Puede parecer una exageración, pero ya se me ha quedado el coche parado en más de una ocasión y, creedme, después de un agotador día de playa, lo último que quieres es que tu coche no arranque porque se quedaron las luces o la radio encendidas. Es un artilugio económico y muy eficaz.

Centrándonos ya en los más pequeños, recuerda revisar bien su sillita de coche. Los anclajes han de ser sólidos, las correas fuertes y los cojines y demás complementos han de encontrarse perfectamente asegurados. Naturalmente, comprueba que sigue siendo de su talla. Esto no es broma, no será la primera vez que nos sorprendan dejando pequeños la ropa y accesorios de primera necesidad. ¡Tenlo en cuenta!

Silla de coche para bebés

Tanto si vais a la playa como si vuestro destino es urbano o rural, piensa en la potencia cada vez mayor de los rayos solares. El sol es la mejor medicina y es necesario para el crecimiento y correcto desarrollo de todas las personas – y personitas – pero siempre en su justa medida. Recuerda que nuestro bebé viene “nuevo” en lo que respecta a la protección solar, y, sea su piel blanquita o morena, no ha desarrollado aún la capacidad de defenderse correctamente de sus rayos.

Por eso, nunca debes olvidarte de llevar contigo crema solar especial para bebés. Cuanto antes comencemos con la protección cutánea, más problemas prevendremos. Problemas tan graves como las quemaduras, las manchas o incluso el cáncer de piel, que puede tener su origen en las primeras exposiciones sin protección al sol.

crema solar bebés

Cuida su piel desde ahora, protégela, y evita males mayores. Eso sí, hazlo siempre con productos específicos y de calidad. La crema que te pones tú puede no ser la más adecuada para tu peque: no corras riesgos.

Otra razón para comenzar a aplicar la crema a tu bebé desde el principio es lograr que se acostumbre a ello. Ten en cuenta que, en cuanto sea independiente y no quiera otra cosa que salir a correr o tirarse de cabeza al agua, lo último en lo que estará pensando será en ponerse un ungüento sobre la piel. Empieza ahora y más adelante ya será una costumbre, con lo que evitarás la consabida pelea, que seguro que recuerdas de tu propia infancia. ¿Verdad?

Después de una jornada al sol, recuerda aplicar en su piel una buena loción aftersun para bebés. Con ello lograrás rehidratar una piel muy delicada que, aunque hayáis estado en la sombra, ha recibido el reflejo del sol y probablemente también haya estado expuesta al viento y a la sal marina, todos ellos elementos realmente dañinos para una epidermis tan tierna. Toda precaución será poca, y seguro que agradeceréis más adelante haber tenido en cuenta todos estos puntos.

crema solar bebés

Por supuesto, si vais a estar al sol, no os olvidéis de unas correctas gafitas de sol, adaptadas a su carita y que impidan problemas por exceso de luz, porque mire demasiado seguido a un punto brillante, etc. Piensa en todos los problemas que puedes tener tú por no llevar una protección adecuada: a tu peque le pasa con aún mayor intensidad, porque ni reconoce el peligro, ni sabe defenderse de él, ni conoce la manera de llamar tu atención sobre ello o pedir tu ayuda.

Tampoco dejes su cabecita al sol. Usa una gorrita, de tela o de cañizo, liviana, fresca, pero segura. Si no habéis sido tan previsores, improvisad: muchas insolaciones se han evitado cubriendo las pelonas cabecitas con un pañuelo anudado. Refugiaos en la sombra en cuanto podáis, recuerda que todo ese sol puede ser muy dañino para tu bebé.

gorra bebé

Así que, ya está todo ¿no? El coche está preparado, las maletas dispuestas y, además de lo habitual (pañales, lociones, biberones, etc.) lleváis crema, gorritos, gafas… Pero ¿habéis pensado en el viaje? Se trata de muchas horas, horas de exasperante inmovilidad, que deberéis entretener de la mejor manera posible.

Hoy en día tenemos todo un universo de posibilidades en cuanto a entretenimiento electrónico, desde los mismos teléfonos móviles hasta DVD portátiles para el coche. Son, sinceramente, un recurso muy útil y socorrido, que pueden sacar de más de un apuro (y cortar de raíz más de un conato de rebelión) a toda la familia.

Pero desde aquí queremos animaros a que tratéis de convertir el viaje en algo especial para toda la familia. Si recuerdas los antiguos trayectos vacacionales, antes de la existencia de los teléfonos móviles, teníamos que recurrir a los tradicionales juegos de toda la vida. ¿Por qué no lo probáis? Es un buen momento para aprovechar para, además de estimular el aspecto lúdico de las vacaciones, enseñarles un par de nociones sin duda nuevas para ellos.

¡Mirad, una oveja! ¡Mirad, se trata de un rebaño! ¡Contad rebaños! ¡Contad vacas! ¡Contad camiones! Mantenedlos entretenidos al tiempo que aprenden, practican, juegan. Verse partícipes de algo con los adultos también estimula su cerebro y deseos de aprendizaje. ¡Y será algo que recuerden siempre!

vacaciones con bebés

Tenlo todo controlado para poder improvisar. ¡Y a disfrutar de las vacaciones!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)